Era cuestión de tiempo que podamos fabricar por nosotros mismos cualquier tipo de objeto, desde muebles, aparatos, hasta órganos humanos. ¿Cómo podemos hacer esto? Gracias a impresoras 3D, las que se han denominado en los últimos meses, el futuro de la impresión. Según los expertos, han llegado para transformar el mundo, y desde Imanes Nevera BW te vamos a contar por qué.

Las impresoras 3D nacieron en los años 90 y no mucha gente confió en ellas, ya que se las veía como algo demasiado arriesgado. Sin embargo, ya sea porque nuestra mentalidad está cambiando y ahora apostamos por todo aquello que nos parece innovador, desde hace tres años las impresoras 3D han empezado a formar parte de nuestras vidas. Varias empresas ya las han incorporado a sus procesos de trabajo, sobre todo en Estados Unidos. La empresa MirrorMe 3D ya las utiliza para imprimir una réplica de la cara de sus clientes si estos se sometieran a cirugía estética. Otras deciden ir más allá, fabricando ropa hecha a medida. La cocina no se queda atrás, y es que empresas como Foodini o Barilla han creado pasta gracias a esta nueva tecnología. Algunos expertos hablan de una nueva revolución industrial, que explique cómo es posible que un coche o una casa se fabrique gracias a una máquina de imprimir. El anticuado término imprimir que suponía plasmar tinta sobre papel ha dejado a un lado la tinta y el papel para dejar paso a materiales como metales, plásticos, arenas, resinas, madera, etc. Así que más bien de lo que hablamos es de fabricar en vez de imprimir. Los objetos se crean superponiendo capas de material fundido, que después se solidifica hasta lograr la forma definitiva. Estas máquinas son capaces de fabricar casi cualquier cosa: comida, fármacos, joyas, piezas de automóviles e incluso de aviones. Su limitación es casi nula, por eso puede ser bastante probable que las tengamos en casa en un periodo de tiempo no muy grande, y las veamos como electrodomésticos imprescindibles. El precio oscila entre los 1000 euros, cuya inversión se vería recompensada a largo plazo, sin embargo, se pueden encontrar otras por 300 euros si las montas por ti mismo. Es más, gran parte del comercio que se compra por internet, llegará a las casas a través de un email, el cual podremos imprimir en 3D para poder conseguir la mercancía pedida. En Imanes Nevera BW nos parece un gran avance que podrá revolucionar toda la industria tecnológica.

e-max.it: your social media marketing partner